¿Cómo ha cambiado nuestro gasto desde que estalló la crisis económica?

Antes apostábamos por el ocio y la cultura; ahora por reformas en el hogar y salud

La crisis económica nos dejó, casi como estilo de vida, el recapacitar sobre cuáles son nuestras verdaderas necesidades antes de comprar ‘a lo loco’. Si antes de la crisis preferíamos salir a cenar o ir al cine, ahora optamos más por otros productos como los relacionados con la informática o, en cuanto a mobiliario se refiere, apostar por la tendencia ‘do it yourself’ y realizar alguna que otra reforma en nuestro hogar.

A todos estos cambios incentivados por un decrecimiento económico hay que sumar, en plena época de ‘brotes verdes’, una variación del IPC debido a la inflación que ha dado lugar a que los datos de cada una de las categorías de consumo varíen hasta el punto de que sean totalmente distintos a los que se derivaron de 2008.

De acuerdo con este factor, y según los datos recogidos por Afi Analytics (Analistas Financieros Internacionales), los españoles sólo gastamos más en educación, con un aumento del 3%, 500 millones de euros más que hace siete años, y tecnología, especialmente los aparatos informáticos, en los que el consumo crece más de un 3,5%, una cifra similar a la de la categoría anterior.

Caída general del gasto

Teniendo presente la variación que el IPC registró en 2014 y los datos publicados por Afi Analytics, el alcohol y el tabaco fue la partida que más cayó el pasado año mientras que salud ha sido en la que los datos se han mantenido con respecto a los obtenidos hace siete años. La primera de ellas experimentó cayó de casi 6.000 millones en 2008 a algo más de 9.000 millones en 2014. En la segunda el descenso fue considerablemente menor situándose en 17 mil millones y medio de euros.

Dejando de lado las dos excepciones anteriores, los datos son negativos en vivienda, alimentación, y otros bienes y servicios en los que la caída se situó el pasado año en el 10%. Sin embargo, no se trata de las partidas en las que más descendió el gasto.

Calzado y vestido superan esta cifra con una caída que casi alcanza el 22,93% y una cifra de 7.500 millones menos. Lo mismo ocurre con ocio y cultura y hoteles y restaurantes en los que el gasto desciende hasta niveles del 23%. Aumenta el dato en el caso de transporte donde el gasto se redujo casi un 30%. Menaje se lleva una de las peores partes, los españoles decidieron prescindir de este servicio lo que causó el pasado año una bajada de más de un 31%, más de 9.000 millones de euros que fueron a parar a otra parte. Sólo alcohol y tabaco ha superado esta categoría.

Sin valorar la evolución del IPC

Según los resultados de Afi, sin atender a esta variable el gasto de los españoles fue a parar principalmente a vivienda y enseñanza. Se entiende la primera de ellas como reformas y apuesta por el bricolaje o la tendencia del ‘do it yourself’. Los españoles han descubierto con esta nueva moda una forma de tener un hogar más confortable sin necesidad de desembolsar una gran cantidad económica. En cuanto a enseñanza, no está relacionado con un aumento en el número de estudiantes, sino con un aumento de las tasas educativas, especialmente las universitarias.

Ocupa la primera posición la educación, que creció un 36%, una partida en la que el gasto aumentó en casi 2.000 millones de euros. Justo por detrás le sigue vivienda con un dato de crecimiento económico de prácticamente 13.500 millones de euros. También ascendió el desembolso en salud con un porcentaje positivo de un 1,74%.

En el lado opuesto de la balanza se encuentran, al igual que ocurría teniendo en cuenta la variable del IPC, ocio y cutura, vestido y calzado, menaje, transportes, y hoteles y restaurantes con caídas que superan en algunos casos los 15.000 millones de euros.

http://www.elmundo.es/economia/2015/11/04/56292c8e46163fe6248b4667.html